Campamentos de verano urbanos, la conciliación familiar se va de vacaciones

El verano, con sus vacaciones estivales, es un tiempo siempre muy esperado que se descuenta en las casillas de muchos calendarios. Sin embargo, llegado el inicio de las vacaciones, surge un problema ¿cómo conciliar las vacaciones escolares de los niños con las de los padres?. Sobre todo, si días de descanso de unos y de otros no son coincidentes. Si los padres trabajan cuando los niños están de vacaciones. ¿Hay alguna solución práctica para estos casos?.

Está claro que pese a los programas de ayuda de la administración para la conciliación laboral y familiar  , el problema no está resuelto en nuestra sociedad, y es necesario buscar nueva soluciones. Una propuesta con mucha aceptación la tenemos con los campamentos urbanos de verano, los más pequeños tienen actividades en campamentos que no suelen estar muy distantes de los domicilios familiares, y, al mismo tiempo, los niños quedan al cuidado de docentes y de monitores en ambientes únicos y, lo mejor, para compartir experiencias inéditas con otros niños.

campamentos de veranoPero vamos por partes ¿qué son exactamente los campamentos urbanos de verano, en qué se diferencian de los habituales?.

La empresa de actividades para niños Campamentos Aventurama nos explica que estos campamentos están situados en el mismo corazón de las ciudades o en localidades muy cercanas a ellas. Las distancias a los domicilios de los niños son cortas o muy cortas y están pensados para eso, para la conciliación familiar en las situaciones descritas. Los niños permanecen en los campamentos durante un tiempo equivalente al de una jornada laboral.

Por el hecho de ser campamentos urbanos, las actividades que se desarrollan en ellos suelen ser diferentes a las que se practican en los campamentos de  playa y montaña, pero el objetivo es el mismo, que los niños se lo pasen bien, aprendan y se integren con los compañeros.

En ocasiones, un autobús urbano o un microbús dispuesto por la organización del parque lúdico urbano permite llegar al niño al campamento desde casa.

En otros casos, estos campamentos urbanos aprovechan las infraestructuras municipales existentes o los recursos de las redes de centros de enseñanza. Bajo otras fórmulas, se pone en valor grandes parques urbanos o periurbanos para introducir actividades de naturaleza.

La lista de formatos de campamentos urbanos puede ser larga e incluir actividades como senderismo básico, deportes y prácticas acuáticas en piscinas, buceo con snorkel, juegos de todo tipo, excursiones, o lo que dan de sí las ludotecas, así como toda una variopinta colección de iniciativas, algunas clásicas, y otras muy demandadas por su popularidad momentánea.

Sobre las prácticas que se desarrollan en los campamentos, también hay de todo. Una relación mínima debería incluir guías de tirolina, camas elásticas, patinaje y, un clásico, moverse en bicicleta de todas las maneras imaginables en actividades con niños y adolescentes.

De entre las actividades más demandadas por los padres para estos campamentos urbanos, destaca el aprendizaje de idiomas, que muchos utilizan para mantener lo aprendido o para hacer el oído a las conversaciones en otra lengua.

¿Hablamos de las ventajas de estas iniciativas?, ¿vemos con más detalle otros beneficios de estos campamentos urbanos de verano?.

Además de la conciliación familiar y laboral, los campamentos suponen un ahorro de tiempo y de recursos económicos para la caja familiar. Por tiempo, hay que entender que los niños apenas se desplazan de la residencia, y tal vez del barrio. Por ahorro familiar, se ha de entender que la solución de los campamentos resulta más económica que las de las clases particulares o la de los cuidados tipo canguro y demás.

Por otro lado, se hace participar a los niños en actividades motivantes y, de paso, como sucede en no pocas ocasiones, se libra a los abuelos de su papel de ‘cooperantes’ necesarios en el cuidado de los pequeños cuando la atención de uno o de ambos padres no es posible.

Con los campamentos de verano urbanos, como sucede con cualquier otro modelo de actividad de verano dirigida en un lugar físico concreto, se fomentan los valores de los más pequeños. Las actividades que se desarrollan en estos campamentos les invitan a ser creativos, a valerse por sí mismos, a aprender nuevas rutinas o a mejorar las de casa. Pero también a enfrentarse a cosas y situaciones nuevas de manera positiva, a interactuar y comunicarse con niños y niñas de sus mismas edades y a ganar en independencia.

Con las actividades de los campamentos de verano urbanos, la conciliación familiar es posible.

Cantando a la vida, medio ambiente ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 11 8 ?